ESTE MOMENTO ES Y SERÁ

ESTE MOMENTO ES Y SERÁ

Séptimo mes 

A este periodo de 31 días, le corresponde dicho número. Una maravillosa cifra con significados diversos en las culturas y especialmente, el valor que cada uno le da. Es protección, transmutación, representa al arcángel Zadquiel, el séptimo día de la semana, es representativo en la Kabalah…

Durante la segunda quincena de julio, Maky decidía tomar unos días de vacaciones, tras su reciente incorporación laboral y con resultados fabulosos. Destino: un lugar boscoso. Su plan es meramente retirarse y pasar media semana fuera de su entorno citadino para autoevaluarse sobre este semestre transcurrido.

Sabemos parte de quién es ella, qué hace, su conexión con lo espiritual y con Sello Ocho; por tanto, sus hábitos ya nos son identificables y empatizamos con su personalidad.

Acostumbrada a viajar con demasiadas cosas, a trasladarse incluso dentro de su entorno con diversos objetos, es decir, siempre ir “cargada” de cosas aparentemente útiles. Esta vez llevaba lo requerido para su estancia.

Su crecimiento interno, puso en su camino al llegar a su destino, a un adulto mayor de una apariencia vigorosa que vendía artesanías… bastó una mirada encontrada y respondida con una sonrisa por parte del vendedor. Maky llevaba una bolsa con panes del lugar y se acercó a compartir. Una sensación de cosquilleo y un hueco en su plexo solar, invadió su interior; no fue una experiencia de nostalgia sino algo distinto que experimentaba… abordó un transporte a modo de carreta y se dirigió a su destino.

Relativamente, la cabaña está retirada del pueblo, como es un sitio de descanso, los habitantes permanentes son los que están pendientes de los huéspedes al rentar espacios u ofrecer sus servicios durante la estancia. De manera que, una señora la recibió, entregó las llaves, dio indicaciones y se despedía señalando que todo estaba listo; regresaría a las siete de la noche para saber si algo se ofrecía. Las comunicaciones móviles, están de más.

Todo el entorno inspiraba: la estancia, el aroma de la madera, el incienso de canela, los sonidos de las aves, la corriente del aire…

Una caminata cerca, con lo requerido para un picnic, Maky admiraba el lago, mirada nostálgica, a veces perdida, por momentos reía sola. Llevaba una libreta que a ratos parecía impulsada a escribir y se detenía mientras cerraba el cuadernillo… transcurrían unos minutos y volvía a realizar lo mismo. Lo escrito al parecer no era lo oportuno en ese momento.

Tomó una piedra e hizo lo que la mayoría hemos hecho en otra infancia: arrojarla al lago, después otra, hasta tomar la séptima: era la más grande. Le costó más esfuerzo para llegar al mismo punto del agua donde las demás se habían sumergido. Lo logro. Ésta se sumergió y Maky cerró sus ojos, el sonido del aire que sale del agua originado por un objeto, la hizo abrir los ojos y observar, una burbuja grande seguida de otras que extendía sus ondas y casi llegaban a la orilla.

“No te hundas…” susurró, miró a su entorno y percibió que el sol se ocultó, el aire cesaba; después, las corrientes del viento hacían sonar las hojas de las copas, volvía a salir el sol… se volvía a ocultar.

“No pueden darse por vencidos”, muy similar a lo que ella volvía a repetir: “no te hundas”. Un mes antes en una reunión de amigos, un conocido por primera vez para ella, refería que el apoyo que reciben en una fundación para enfermos terminales, estaban en aprietos por no contar con recursos económicos... su fondo era casi nulo y muchas personas requerían medicamentos.

“No puedo darme por vencido y mucho menos tirar todo, el apoyo debe seguir brindándose, así debamos entregar el espacio por no poder pagar el alquiler…

”Voy a continuar, ¡vamos a continuar quienes formamos parte del grupo! Siempre hay algo a qué aferrarse…” Aseveraba Rafael.

Maky… sólo observaba una hilarada de hormigas cercanas a las migas de pan… comenzaba a escucharse una melodía de Enya, “Storms in África”, ella sólo enfocó su vista a su bolso semi abierto y estaba a punto de tomarlo, pero lo dejo y se “dejó” llevar por el sonido. ¿Por qué no?, interpretar si había un mensaje en esa melodía (quizá era una llamada que raramente podía haber señal en ese lugar o el tono de una alarma).

Tomó su libreta:

“Lo dicho desaparece, lo escrito es perpetuo…
Este momento es y será…”

Cerró el cuadernillo, captó unas imágenes con una cámara y se levantó.

Comenzaba a oscurecer y tomaba rumbo a la cabaña, a su llegada se encontró a la señora que llevaba unas provisiones.

A punto de entrar y a mitad de los siete escalones de madera que conducen a la puerta de acceso, había una pluma de ave muy bonita.

Mientras la señora sostenía las cosas, Maky sacaba la llave y su mirada de soslayo distinguió la pluma para agacharse…

(Pensando) “Esto no estaba cuando salí…” esbozo una sonrisa porque entiende el significado de una pluma cuando llega de dicha forma.

- ¡Mire!, exclamó la señora.

- No había visto estos colores son hermosos.

- Es un milagro, señorita; hace mucho que no vemos un Quetzal por aquí. ¿Los conoce? ¡Yo tuve la dicha varias veces de chamaca hasta de acariciarlos!

- No, anteriormente no…

- Esto es suyo, el aire les pertenece a esas maravillosas aves. Ojalá pueda verlo estos días que esté aquí…

Maky esbozó una sonrisa y sólo observó al cielo.

 Gratitud

 ¿Cuál es tu amuleto para este Verano?

Además de nuestra convicción, solemos tener objetos preciados a los que energéticamente los cargamos con nuestra esencia y sentirnos abrazados por ellos en cualquier lado.

Sello Ocho nos presenta unos maravillosos llaveros que se incorporan al portafolio de la marca.

Vega Baby Rhino

Con diferentes diámetros y diseños, es discreto, con feeling y materiales de acuerdo a tu espíritu libre. No está exento como en otros accesorios, de ser personalizado hasta con tres de tus iniciales sin costo adicional. Puedes colocarlos en tu bolso, backpack e incluso como un charm en tu cosmetiquera o brazalete con un toque boho chic.

Colección Vega

Altair Borneo Lace

Es una sugerencia de la gran variedad de diseños para que emprendas tu expedición en este verano. Su anatomía se adapta como “cangurera” o un must para ser portado del brazo. Cómodo, cute, y con la capacidad suficiente para transportar tus cuarzos, fragancia favorita, sticks de menta, cartera y un pequeño diario.

Colección Altair

Bailly Borneo Blue

Formará parte de tu set, en este tiempo estival. Sabiendo que este semestre nos permite una pausa en nuestra actividad profesional, el accesorio te permitirá de alguna manera mantenerte en contacto con el mundo exterior si es que verdaderamente se requiere.

Colección Bailly

Es momento de encender un incienso con aroma lavanda…

luna logo sello ocho

 

Julián Malagón Ramírez.
Corrector de estilo / Maquillador
Julián

Más textos del autor:

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.