AÑO NUEVO

FELIZ AÑO NUEVO

AÑO NUEVO

Querida Tribu:

No hay mejor momento para un nuevo comienzo que ahora seguramente ya pensaste en qué te gustaría trabajar durante este año. Es normal entusiasmarse ante la perspectiva del cambio, la creación de una versión mejorada de quienes somos hoy, pero puede llegar a ser difícil, más aún cuando intentamos hacer cambios de manera simultánea en múltiples áreas de nuestra vida. Sabemos que la magia que brilla en tu interior hace que seas capaz de cumplir cualquier cosa que te propongas, pero queremos facilitarte un poco el proceso y es por eso que hoy te compartimos algunas recomendaciones para cumplir tus propósitos de año nuevo.


¿CÓMO EMPEZAR?

Como ya lo mencionamos, el intentar trabajar en varias cosas a la vez puede resultar contraproducente, es por eso que lo más importante es identificar aquellos propósitos que nos servirán para cimentar el camino hacia el éxito. Muchas personas terminan dándose por vencidas en cuanto a sus propósitos unas semanas después de las celebraciones de año nuevo y esto se debe a que sus metas carecen de significado o son poco realistas. Cualquiera que sea tu propósito, debe ser algo que realmente desees. Nunca intentes cambiar con base en  lo que otras personas buscan de ti, pues esto sólo llevará a sentirte mal contigo misma y terminarás dándote  por vencida. Por otra parte, el ser demasiado vagos con lo que queremos puede llegar a confundirnos. Todo está conectado, así que concéntrate en aquel propósito que, después de un tiempo de trabajar en él, producirá cambios simultáneos en otros aspectos de tu  vida. Por ejemplo, al comprometerte con cambiar tus hábitos alimenticios, puede que logres perder un par de tallas, pero también mejorará tu resistencia física, tus patrones de sueño y tu salud mental. 

¿CUAL ES EL PLAN?

Una vez que identifiques la meta más importante de tu lista, es hora de trabajar en un plan que trace el camino en la dirección correcta. 

Es hora de tomar tu propósito y dividirlo en partes pequeñas que te ayuden a identificar las acciones específicas que eventualmente te llevarán a tu meta. El completar cada una de estas tareas te ayudará a fortalecer tu confianza y apreciar los resultados a largo plazo. Puedes comenzar por llevar a cabo las tareas más sencillas y eventualmente comenzar a trabajar en aquellas que requieran un poco más de esfuerzo.

Es importante que durante el proceso seas honesta contigo misma, de esta manera evitarás dejarte llevar por la gratificación a corto plazo. No necesitas contarle a nadie sobre tu meta, pero te recomendamos contárselo por lo menos a una persona que te ayude durante el proceso. Si prefieres el anonimato, puedes buscar en línea a comunidades de personas con las que compartas de propósito y de esta manera acceder a una red de apoyo que te ayudará a inspirarte y motivarte. 

La gratificación es una parte importante del plan. No necesitas llegar a la recta final para reconocer el trabajo que has logrado a lo largo del camino. Los cambios son incrementales y paulatinos, así que celébrate a ti misma conforme cumplas con ciertas tareas. Regálate una tarde de descanso, ordena tu comida favorita o invita a tus amigas a salir.

¿Y SI YA LO HE INTENTADO ANTES?

Es hora de dejar la culpa de lado. Todos hemos estado ahí, nos hemos comprometido a hacer un cambio y fallamos durante el camino. Considéralo como un aprendizaje, aprende de tus errores y toma medidas para no volver a repetirlos. Esto no significa que de vez en cuando no te sentirás desmotivada, es normal, pero cuando te encuentres en esta situación tómate un momento para respirar y analiza detenidamente la situación. A veces es necesario retroceder para seguir adelante. Si meditar durante 10 minutos diarios parece demasiado abrumador, intenta meditar durante 5 minutos por la mañana y 5 por la noche. Si mantener una dieta saludable te parece demasiado difícil, inicia con el compromiso de incorporar más frutas y verduras en tus comidas, incluso si se trata de una rebanada de pizza. ¡No te des por vencida!

Y FINALMENTE…

Olvida la perfección. Concéntrate en no perder de vista el por qué comenzaste, a dónde quieres llegar, el camino es lo de menos. Compite para completar y de esta manera alcanzarás el éxito.

Sé amable contigo misma, sin importar los obstáculos que se presenten durante el camino. Sin darte cuenta, puedes llegar a ser tu peor crítico. Cuando nuestros seres queridos pasan por un momento difícil nos es sencillo actuar con empatía y compasión, entonces ¿por qué no hacer lo mismo por nosotras mismas?


Te agradecemos por acompañarnos durante este último año y te deseamos lo mejor para este nuevo comienzo.

Queremos verte brillar.

Con cariño,
Sello Ocho.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.