TU ESENCIA, TU MEJOR CARTA DE PRESENTACIÓN


PALO SANTO
La puntualidad de Olimpia, ha sido una virtud de inglesa: eran las 09:09 de la mañana, cuando la instructora llegaba a casa de un alumna suya para impartir una sesión de meditación.
Ambas han compartido esa experiencia desde hace ocho meses... ¡La conexión es fabulosa!
Antes de iniciar, la "Yogui" tomó de su neceser, unos trozos de madera y comenzó a encender para equilibrar. Mariana observaba fascinada porque había una sorpresa para sí misma al término de la práctica.
El aroma cítrico, mantenía esa fina percepción y brindaba un estado de ánimo integral para su concentración. La particularidad de notas cálidas y frías, manifestadas en el hilo humeante, hacían fluir y encontrar el equilibrio.

Ese gusto emanado de la madera, despertaba una sensación de apetito porque entre ellas, compartían esa sensación entre cambio de postura y de mantra.
Esa textura sagrada, era el legendario Palo Santo: recién llegada a México de tierras australes del continente americano, Olimpia compartía unos presentes. Además de auténticos trozos de madera -donde ella vivió presencialmente la experiencia de cómo sesgaban sendos troncos en aquellas fronteras-, traía consigo inciensos de este elixir humeante. Siendo presentado en un estuche artesanal.


Tanto el contenido como el  empaque, "Son perfectos para elevar  autoestima,  energía y purificar tu entorno..." añadió Olimpia. Emotivo, cuando Mariana escuchó y recibió una cajita elaborada por su maestra:
"Quiero que con este obsequio, estés física y espiritualmente conectada con el Palo Santo. Es un porta tarjetas: Calisto Borneo Blue, llega a mis manos y a las tuyas de manera correcta. Recién llegué a México y al verlo en una tienda, sus tonalidades son como ese maravilloso escenario donde el guía nos lleva a la expedición.
El blanquiazul, es aquél maravilloso atardecer, fusionado con los tintes rojos del tarjetero... la viva brasa que admiramos en esa región al cubrirnos de un humo denso y ligero.
Es un accesorio que representa un viaje interior y permite atesorar tanto física como espiritualmente esos momentos."
Ambas se abrazaron... aún se percibía ese aroma que inspiraba a beber una taza de té. Mientras Mariana lo degustaba estando a solas, notó una tarjetita dentro de los compartimentos de Calisto...

Al sacarla, inscrito estaba:
"Gratitud"
Julián Malagón Ramírez

Corrector de estilo

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados